Ayudas para la bipedestación

Standings anteriores | Standing posteriores | Standings para exterior | Mini-standings

Standings anteriores

Los standings anteriores se idearon para niños que no tienen un control motor suficiente para ponerse de pie por sí mismos, debido a la importancia de un inicio temprano en un programa de carga en bipedestación. Los standings anteriores son unos moldes fabricados a medida en un material rígido o semi-rígido, revestido interiormente de un material anti-escaras, con diversos sistemas de sujeción torácicos y pélvicos, que permiten al niño mantenerse de pie, cargando entre un 20% y un 80% de su peso sobre las extremidades inferiores dependiendo del grado de inclinación. El uso precoz del standing facilita una alineación musculoesquelética correcta y simétrica en bipedestación, previniendo contracturas en flexión y deformidades articulares de las extremidades inferiores, aumentando la densidad mineral ósea y promoviendo un desarrollo musculoesquelético adecuado. En el caso de niños con una hipertonía o espasticidad de los músculos aductores, se recomienda el uso de un standing en abducción para prevenir la excentración de las cabezas femorales que suele ser la consecuencia más frecuente del patrón de tijera. Al oponerse a las fuerzas musculares anormales de los aductores, se mejora el equilibrio entre los abductores y los aductores, contribuyendo al desarrollo adecuado del crecimiento acetabular y de la cabeza femoral.

Standings posteriores

Una vez que los niños vayan adquiriendo un mejor control cefálico, se debe pasar a un standing posterior que permite cargar el 100% sobre las extremidades inferiores. Al igual que los standings anteriores, los standings posteriores son unos moldes fabricados a medida en un material rígido o semi-rígido, revestido interiormente de un material anti-escaras, con diversos sistemas de sujeción torácicos y pélvicos, que permiten al niño mantenerse en una postura totalmente erecta, cargando todo su peso sobre las extremidades inferiores. Estos standings son colocados sobre una plataforma de madera para evitar que el niño sufra ningún desequilibrio, con unas ruedas con frenos que permiten que el niño se desplace de un lugar a otro junto con sus compañeros.

Standings para exterior

El principal inconveniente de los standing descritos anteriormente es que limitan los desplazamientos del niño. Los modelos iniciales eran estáticos, por lo que algunos niños equiparaban el hecho de colocarse en el standing con estar castigados en el rincón. Por ese motivo, se empezaron a hacer con ruedas pequeñas para permitir todo tipo de desplazamientos dentro de casa, de forma que pudiese jugar al escondite, etc. Posteriormente surgió la demanda de poder desplazarse en la calle con el standing, para jugar al “pilla-pilla”, al tenis, ir de paseo, etc. Esta demanda nos movió a inventar el modelo que aparece a continuación, modificando una silla de paseo para sustituir el asiento por un standing posterior. Al tratarse de dos piezas independientes, se pueden soltar y plegar la silla para facilitar su transporte.

Mini-standings

El siguiente paso al standing posterior es un mini-standing, que sirve para niños que tienen dificultad para percibir a tiempo las pequeñas oscilaciones que genera su cuerpo en bipedestación, por lo que no son capaces de desencadenar reacciones de equilibrio. El mini-standing es un molde fabricado a medida – tomando como molde sus piernas y los zapatos con los pies en la posición de máxima corrección – en un material rígido o semi-rígido, revestido interiormente de un material anti-escaras, con cinchas de sujeción a la altura de las rodillas, que fija sus extremidades distales en bipedestación sobre una plataforma fija. Al utilizar un mini-standing, el niño percibe las pequeñas oscilaciones propias de la bipedestación, pero sin miedo a caerse. Esto le posibilita practicar la estrategia de cadera, así como potenciar su sistema visual y somatosensorial Los niños que todavía no tienen suficiente equilibrio de tronco para utilizar un mini-standing, utilizan un anexo que les permite apoyo isquiático, con cinchas de sujeción pélvicas y por encima de las rodillas. Este anexo puede retirarse durante breves instantes para que el niño tenga la oportunidad de desencadenar reacciones de equilibrio en bipedestación.